Miquel vidal

Miquel Vidal

Miquel Vidal se acaba de proclamar campeón de la tercera división de fútbol sala con el ETB Calvià. Ahora el filial del Palma Futsal buscará el ascenso a 2ª B. Habla un hombre tranquilo, enamorado del deporte al que lleva ligado más de 40 años. Y de leerle se aprende mucho.

Habéis ganado la liga con dos partidos de margen y sólo una derrota. ¿Cómo has visto el campeonato?

El campeonato de inicio se presentaba complicado. Sabíamos que no sería fácil. En el último tramo hemos mantenido la regularidad que habíamos demostrado durante toda la temporada y nuestros rivales más directos han entrado en una fase donde han tenido más errores que nosotros. Pero hace sólo un par de semanas la historia era bien distinta. El equipo ha respondido a las necesidades de la competición, donde los rivales eran muy veteranos. Nosotros tenemos una plantilla muy joven pero con la ilusión o el trabajazo que han hecho, al final los frutos se han recogido a tiempo.

¿Te esperabas conseguir la liga a principio de temporada o a medida que han avanzado las jornadas lo has visto más claro?

Nosotros hemos confiado siempre en las posibilidades de la plantilla. Nunca hemos dicho: si no lo conseguimos es un fracaso. Pero confiábamos en nuestras opciones. Pasaban para aprovechar la juventud de la plantilla, el ritmo más alto en los partidos, la intensidad que hemos sabido aplicar siempre y trabajar mucho para estar a la altura del resto. Sabíamos que teníamos opciones pero había equipos muy complicados.

¿Qué nos puedes decir de tus jugadores?

Ha sido sencillotrabajar con ellos porque es un buen grupo. Cuando diseñábamos la plantilla, tuvimos muy en cuenta no sólo sus cualidades técnicas sino también un poco el carácter que aportaban y cómo podríamos gestionar el vestuario. Y ése ha sido uno de los éxitos. Haber juntado a gente que siempre ha estado dispuesta a trabajar y a ayudar y haber convertido este grupo en un equipo, en una piña. Es lo más importante a la hora de superar los momentos complicados, que los hemos tenido, y afrontar los momentos de debilidad.
Ahora los objetivos del equipo son la Copa y el ascenso a 2ª B, ¿cómo lo ves?

Evidentemente, sólo por ser el filial del Palma Futsal, uno de los equipospunteros de la primera división, el ascenso es el principal objetivo. La Copa nos hace mucha ilusión, pero el objetivo es el ascenso. Si ahora tuviera que elegir sólo una de las dos, no dudamos que sería el ascenso porque es el motivo de este proyecto,por lo que se había diseñado la plantilla y es donde tenemos la mirada puesta.

¿Cómo influye en la dinámica del equipo y del club ser el filial del Palma Futsal?

Es un proyecto que tiene que ir creciendo lentamente. Lo más importante ha sido que no hubiera prisa por parte del Palma ni por nuestra parte, de ir manejando las cosas al ritmo que éramos capaces de asumir y que además las cosas fuesen consolidando. En el pasado ha habido proyectos parecidos que han querido correr mucho, que han querido conseguir en dos días cosas extraordinarias, han fichado gente muy buena, y generas monstruos muy malos de gestionar. Nuestra principal virtud es no tener prisa. Este año ya sabíamos que teníamos que empezar a afrontar la opción del ascenso y ahora primero el equipo se tiene que consolidar en 2ª B y después, si lo conseguimos, afrontar un paso más porque el objetivo final es que el equipo suba a segunda división. Estamos mucho en sintonía con el Palma en la manera de hacer las cosas.

¿Es el fútbol sala un deporte en auge?

Hace muchos años que el fútbol sala es un deporte en auge. Es complicado. Al final es el fútbol el que tiene el protagonismo en los medios de comunicación. Intentamos tener nuestra cuota de protagonismo en el mundo del deporte y a veces lo conseguimos. Ahora es un momento en que los éxitos del Palma Futsal hacen que este deporte esté en boca de todo el mundo y que tengamos un espacio a los medios más importante que unos años atrás. Pero son ciclos y creo que eternamente estaremos en este ciclo. Es un tema más cultural que deportivo.

¿Cómo ha sido tu trayectoria como entrenador hasta ahora?

Hace casi 40 años que me dedico a entrenar equipos de fútbol sala. He jugado competiciones nacionales, incluso estuve con la selección española y participé en un mundial en Argentina como entrenador y en un campeonato internacional en Marruecos. También hicimos subcampeones de Europa con un equipo de Sineu, con la fase final celebrada en Alcúdia, y perdimos la final contra un equipo ruso. Son muchos de años y he visto el fútbol sala desde muchas perspectivas.

¿Cómo te definirías en cuanto al trato con el vestuario?

Siempre intento asumir la realidad de la plantilla que entreno. Dependiendo del nivel de implicación que puedes exigir, tu actitud es de una forma o de otra. Intento siempre que la plantilla sea la que se marque los objetivos. El entrenador que mejor funciona es el que menos molesta. A veces, los entrenadores quieren tener demasiado protagonismo y que el equipo sea demasiado parecido a él y eso hace que los jugadores pierdan su verdadero valor.Lo más importante es que el jugador sea como es. No fichas un jugador para convertirlo en una cosa diferente de aquello que te hizo ficharlo. Siempre digo lol mismo: si conseguimos que todos tenamos el mismo y único sueño, tenemos posibilidades de ser imparables.

¿Y en cuanto al juego?

Me gusta que el equipo sea atrevido, valente, ambicioso, sin miedo a fallar. Defensivamente me gusta ser muy agresivo, arriesgando mucho, sin especular y con la pelota somos un equipo que siempre busca la portería contraria. No creo en la especulación, en equipos que se cierran. Si los jugadores juegan con el miedo que tú les transmites, es muy complicado que el equipo rinda. Siempre intento recriminar lo menos posible los errores de los jugadores, es mejor corregir. El jugador se tiene que sentir libre en la pista para tomar las decisiones. El juego es de los jugadores. No pueden estar pensando qué opinará el entrenador si hago una cosa u otra.

¿Qué te motiva a entrenar? 

Som un apasionado del fútbol sala. Me encanta no sólo la parte deportiva en sí, sino también las relaciones con los jugadores, entre ellos y el cuerpo técnico. Todo esto me apasiona. Nunca dejaré de aprender y de evolucionar. He conseguido cambiar mi propia versión y eso es lo que más me gusta. Seguir creciendo como entrenador y ver que mis equipos también lo hacen.

¿Cómo es Miquel Vidal fuera de la pista?

Una persona normal, que tiene un trabajo normal y normalmente muy abierto, muy bromista, de pasárselo bien. La vida son dos días y lo tenemos que disfrutar. Eso es también lo que se transmite desde el deporte, que es para disfrutar, ni para sufrir ni perder el sueño o tener dolores de cabeza.

TEST: 
Película: El guerrero pacífico
Libro: La piel del tambor
Ídolo: Tiene que haber muchos referentes.Tener sólo uno es difícil.
Sueño: El fin de todos los desastres que hay en el mundo. Y sería una lista interminable. La gente que sólo piensa en hacer daño a los otros, que es egoísta. Si la gente tuviera más empatía, arreglaríamos todos los males que hay en el mundo.
Comer: Cualquier plato de la cocina mallorquina. Me gusta mucho lo que parece que al resto de gente le da un poco de asco. El frito, los callos, la lengua, los pies de cerdo. Toda la parte del animal que el resto rechaza.
Lugar: Cualquier lugar de Mallorca.
Viaje: A cualquier lugar donde se pueda jugar un partido de fútbol sala.