“6 Points se distingue por ser un evento benéfico en el que disfrutamos del ciclismo y de Mallorca”

Bryan Visser ama la bicicleta. Y eso que empezó a rodar en 2012. De hecho llega a la entrevista en su medio favorito y vestido con el maillot de 6 Points Cycling Challenge 2019. Acompañado de un buen amigo suyo, que no duda en aportar su experiencia y su punto de vista sobre el evento, nos cuenta de qué se trata el proyecto. Ambicioso y benéfico. Y con mucho futuro.

¿Quién es Bryan Visser?

Lo primero de todo, estoy jubilado desde hace cuatro o cinco años. Me gusta el deporte, soy un hombre muy familiar y por eso mi familia está involucrada en el evento. Me gusta disfrutar de la vida. He tenido una muy buena vida y ahora quiero devolverle algo al mundo como agradecimiento. Me gustaría dejar el mundo algo mejor de lo que estaría si no hiciera nada.

¿Desde cuándo montas en bicicleta?

Desde 2012. Y la siguiente pregunta es: ¿Por qué empecé a montar en bici? Formaba parte de la seguridad de las carreras infantiles de vela en Reino Unido y un día tuve un accidente y me caí en mi barco. Me rompí la cadera y me la tuvieron que transplantar. Perdí mucho movimiento. Engordé bastante y mi mujer me dijo: Te voy a comprar una bici. Se fue a Decathlon, se gastó 230€ en una bici y me encantó. Hacer seis kilómetros para mí significaba mucho.

¿Cuántos kilómetros haces a la semana?

Más de 200. Pero cuando se acerca un evento, la media aumenta.

¿Desde cuándo vives en Mallorca y por qué elegiste venir aquí?

De forma permanente vivo en Mallorca desde 2007. Mi mujer y yo teníamos un apartamento de vacaciones en el Puerto de Andratx. Yo viajaba mucho por trabajo y un día, sentados en la terraza en febrero -en Reino Unido no puedes salir a la terraza en febrero- le dije a mi mujer: ¿Por qué no nos mudamos aquí? Mi mujer encontró trabajo como profesora y compramos una casa en Costa de la Calma. Y antes de comprar el apartamento, un amigo me recomendó Mallorca: vine, la recorrí yo solo, me encantó, luego vine con mi mujer y nos enamoramos de la isla. Estamos muy felices.

¿Es un buen lugar para la bicicleta?

Genial. En mi opinión, es uno de los mejores sitios que te puedas imaginar para rodar durante todo el año. La primera vez que hablé con Eva Serra, le dije que tendríamos que trabajar juntos para hacer de Calvià el “hub” (centro de operaciones) del ciclismo en Mallorca. Ahora la mayoría se concentra en el norte, en la zona de Alcudia y Pollença, y es una basura. Allí, tienes que hacer 30 km para llegar a algún sitio. En cambio en Calvià, en 10 km estoy en la montaña. Puedo ir por la costa, a Galilea, a Esporles… es magravilloso.

¿Qué es 6 Points Cycling Challenge?

Cuando empecé a montar en bici de forma más seria en 2014 hice mi primera Mallorca 312 en la versión corta. Me gustaba mucho dar la vuelta a Mallorca y el evento cambió su recorrido y dejó de hacerlo. Y me dije: Voy a dar la vuelta a Mallorca, pero no en un día, ya que es muy cansado y no ves nada. Decidí hacerlo en 3 días y de forma benéfica para recaudar dinero para la beneficiencia. Y ya que lo hacía, por qué hacerlo solo. Mi mujer me llamó loco. Luego pensé en cómo hacerlo diferente y cómo llamarlo. Pensé en los 4 puntos cardinales, el más elevado y el más bajo: 6 Points. El evento se centra en el ciclista y en el disfrute. La caridad es secundaria.

El primer año reunimos 6400€ destinados a la Fundación Allen Graham y a la Fundación RANA. Pero no podemos cambiar el foco del corredor a la caridad porque si no tienes corredores felices que participen y repitan, no recaudas nada. Queremos ser el mejor evento ciclista de más de un día del mundo. A diferencia de otros en los que te centras en ir rápido y no disfrutas, nosotros queremos hacer un evento fantástico, con amistad, buena comida y buenos hoteles. Ahora vamos a ampliar 6 Points también a Ibiza y Formentera y quizás a Menorca.

¿Hay que estar en forma para participar en el evento?

Sí. No extremadamente en forma, ya que lo hacemos en tres días. Hemos tenido gente que podría estar en mejor forma y aun así ha terminado. Quizás fue un poco más duro para ellos, por eso intentamos convencer a la gente que participa de que debe estar en forma. Pero para que todos disfruten, tenemos diferentes rutas en una misma etapa, con tramos más fáciles que otros. El primer día hay mucha montaña y les ofrecemos ir por Inca, en un recorrido más plano. También hay quien lo hace con bicis eléctricas.

Es importante resaltar que no se trata de una carrera. Son tres días y hay gente que sólo hace algunos tramos.

¿Quién participa en 6 Points?

Gente muy diversa. Ha cambiado mucho desde el principio. En 2019 tuvimos 56 corredores, 27 de los cuales llegaron desde Reino Unido. También han participado muchas personas del sector náutico de Palma, de donde también tuvimos patrocinadores. Pensamos que podría crecer bastante. Tenemos algunos corredores españoles, pero no los suficientes, y por eso quiero involucrarlos en el proyecto. Probablemente el tema idiomático sea uno de los inconvenientes, ya que la mayoría hablamos en inglés. Queremos que sea aún más internacional.

No quiero sonar crítico, pero los españoles y los ingleses entendemos la caridad de manera diferente. Para los españoles empieza en casa, cuidando de la familia. El precio para participar era de 100€ e incluía un maillot valorado en 60€, coches de apoyo y el resto de la organización. Los hoteles van aparte. Los españoles piensan que es muy caro. En cambio, la Mallorca 312 cuesta 75€ y es un día. En Reino Unido estamos muy acostumbrados a contribuir a la beneficiencia grandes cantidades de dinero. Los británicos también tratan de implicar a su familia y amigos para que donen dinero para el evento. Un participante pagó su inscripción y recaudó otros 1500€. Ya sólo recaudar 50€ extras sería fantástico. Si logramos comprometer a algún grupo mallorquín, el evento crecerá. Se merece crecer.

¿Cómo fue la edición de 2019?

Económicamente fue fantástica. Recaudamos 32.313€, casi 5000€ más que el año pasado, en el que contamos con un espónsor puntual. Pensábamos que nos costaría llgar a la cifra de 2018 y la superamos. El trabajo de mejora del evento se nota en la cantidad que los ciclistas aportan. Hemos destinado el trabajo a dos asociaciones. Una de ellas es ASDICA, que obtuvo la mayor parte, y otra es PRODIS, una similar de Pollença. Estamos pensando qué hacer el año que viene. Hemos colaborado con ASDICA dos años y hemos recaudado 60.000€ para ellos. Extraordinario. Seguiremos trabajando con ellos, pero también queremos dar una parte a otras organizaciones o individuos que lo necesiten. Le daremos un mínimo del 60% a ASDICA.

¿Cuál ha sido la mejor edición de 6 Points hasta ahora?

La de 2019 ha sido un éxito económicamente. Desde el punto de vista de disfrutar del ciclismo, el primer día fue muy duro. Hizo mucho viento y nos golpeó la lluvia en el Puig Major. Había 4ºC y apenas se podía pedalear por el viento. Había gente sin chubasqueros y algunos lo pasaron mal. Cuando llegamos a Pollença, nos tomamos un chocolate caliente y nos pusimos al aldo de la estufa. Este año hemos tenido 7 vehículos de apoyo -sólo 2 el año pasado- y han ayudado mucho a nuestros corredores y a otros en carretera.

Si miramos el lado bueno, aquella noche todos tenían una historia que contar. Fue una gran noche. Y el resto de días fueron muy buenos. Se hicieron grupos de amigos y pasaron de agruparse por ritmo de pedaleo a agruparse por amistad. Reímos y se creó un bonito espíritu de camaradería. Y cuando llegamos a la playa, Eva Serra, Dolina Reynolds y los chicos y chicas de ASDICA estaban allí y nos dieron un caluroso recibimiento. En líneas generales, los ciclistas quedaron muy satisfechos y nos dieron algunos consejos que tendremos en cuenta para mejorar el evento.

Eso significa que continuaréis. 

Sí, queremos atraer a corredores pasados y a otros nuevos. No nos podemos quedar parados. Además, espero que cuando yo ya no pueda continuar organizándolo, se continúe con mi legado y el evento continúe creciendo. El reto que tenemos es cómo hacerlo más grande. A la policía no le gusta que haya grupos de más de 50 ciclistas en carretera y para mantener nuesto carácter distintivo no podemos hacer que sea demasiado grande. Existe un límite natural que podrían ser 100 corredores. Una opción podría ser dividir el evento en dos, con diferentes circuitos pero saliendo y llegando a los mismos puntos.

¿Por qué es Calvià el centro de vuestra aventura?

Porque vivo en Calvià. Tan sencillo como eso. Además, hemos tenido un apoyo fantástico por parte del Ajuntament. A veces no es fácil por la burocracia, pero Eva Serra nos ha dado un apoyo increíble y está comprometida con el evento siga adelante.