Angie Rigo

Angie Rigo se subió al podio como 3ª de la Galatzó Half 2019. Un éxito más que sumar a un palmarés que la ha hecho leyenda de la montaña balear. Es 5 veces campeona absoluta de la Copa Balear y 3 veces campeona de baleares, subcampeona veterana Copa de España FEDME y 3ª en la Transalpine gore-Tex Run. Podríamos citar más éxitos, pero mejor conócela tú mismo con esta entrevista que nos concedió:

¿De dónde surge tu pasión por la montaña?

Surge a través de mi pareja actual. Fue él quien me enseñó todo el tema de la
montaña y de ahí mi pasión por ella.

¿En qué momento decides centrarte más en correr cuando al principio lo utilizabas para preparar la ascensión de picos?

Empecé escalando, después vinieron las excursiones y el alpinismo. A partir de ahí
ya empecé a correr como entrenamiento para subir montañas. Unos amigos que
competían me comentaron que había muy pocas chicas en las carreras y me
animaron a participar en ellas, fue en el año 2006.

Empezaste cuando en las carreras de montaña competían muy pocas mujeres, ¿te sientes una pionera?

La verdad es que en Mallorca fui de las primeras. Soy de las pocas que quedan de
las que empezamos. Bueno, Elena Bellini también sigue compitiendo, ella es un
poquito mayor que yo, pero nos iniciamos juntas. La primera chica que corrió aquí
fue Rosa Morro, ahora ya no compite, pero fue la pionera y por cierto, muy buena.
No lo fui yo.

¿Cuántas chicas había cuando empezaste a correr?

Entre tres y cuatro chicas. En el periodo de 2006, 2007, 2008, como máximo éramos
seis chicas. También es verdad que chicos había menos que ahora. Como muchos
éramos unos 60 u 80. Ahora en una carrera te puedes encontrar 400, o como
hemos visto en la Galatzó Trail, casi 700. Pero sí, había menos chicas. Luego dejé

de correr un año y en 2010 vi el cambio brutal de participación en las carreras, tanto
en hombres como en mujeres. De hecho, las inscripciones también han cambiado
mucho. Antes nos inscribíamos en el último momento y no había problema, no lo
hacíamos a través de una web, de hecho no me acuerdo ni como lo hacíamos….
Más tarde, las abrían dos o tres días antes y te tenías que sentar delante del
ordenador y luchar por conseguir una plaza. Ahí fue cuando me dije: yo dejo de
correr carreras por montaña como esto siga así (risas).

¿Qué éxito personal valoras más de todo lo que has logrado?

La verdad es que valoro todo en conjunto. Hay carreras que tienen más nombre que
otras. No obstante, a lo mejor a una carrera que no tiene tanto nombre le doy más
importancia porque hay más competencia. Está claro que no es lo mismo hacer
primera, quinta o decima, por decir algo, pero prefiero que sea una carrera donde
haya nivel, tenga que luchar y darlo todo aunque no consiga hacer pódium.
Quizás el título de subcampeona de España en categoría veteranas en 2015 es el
que más valoro. Fue una carrera muy reñida en la que tuve que luchar mucho y de
la que guardo muy buen recuerdo.

¿Qué es lo más bonito que te ha dado el mundo de las carreras de montaña?

Conocer muchos sitios, porque he llegado a viajar bastante al haber estado
compitiendo a nivel nacional durante cinco años, y también la gente. Al principio nos
conocíamos todos y era bonito ir a pasar el finde corriendo, en familia. Actualmente
somos muchos más y eso te permite conocer nueva gente que comparte tu misma
pasión.

¿Qué imagen crees que proyectas al resto de corredores y corredoras?

Eso habría que preguntárselo al resto de personas (risas). No tengo ni idea.

¿Te han dicho muchas veces que estás loca?

Sí, sobre todo ahora, que tengo más edad. Que qué sigo haciendo corriendo (risas).
Mi madre me dice: "no tienes edad para estar haciendo estas cosas". La gente que no conoce mucho este mundo me dice: "¿pero cómo vas a subir una montaña corriendo?". Pues sí, lo hacemos.

¿Qué nos puedes contar de la Gore-Tex Transalpine Run?

Es una carrera que me costó mucho poder ir a correrla. Es muy cara. Me lo propuso
un amigo hace muchos años y me quedé ahí con esa carrera entre ceja y ceja.
Quizás fue en 2007 o 2008 cuando me lo propuso y al final la corrí en 2015. Se hace
por parejas, con lo cual tienes que encontrar a alguien con un nivel similar al tuyo,
con la que te lleves bien, porque son siete días de carrera y hay que llegar juntos.
Se lo comenté a una compañera con la que me llevo muy bien y pudimos conseguir
algunos espónsors, además del apoyo de mi club, y por fin se cumplió un sueño.
Fue una experiencia muy chula, ya que son siete días de carrera por etapas con
todo lo que ello implica.

¿Cómo te fue la Galatzó Half en la que quedaste 3ª?

Tengo que decir que estuvo superbien organizada. Se puede comparar con carreras
como la Transgrancanaria, a pequeña escala, que es una carrera con mucho
renombre internacional. Me encantó ver la gran participación de gente fuera de la
isla, la mayoría extranjeros. En cuanto al recorrido, es un recorrido francamente bonito. Por desgracia lo conozco demasiado y tal vez eso no me deja apreciarlo
como se merece, pero para la gente que viene de fuera es un recorrido espectacular
por sus magnificas vistas y su terreno.

¿Te esperabas el resultado?

No, la verdad es que no. Llevo un año y medio sin competir y conseguir hoy en día un podio absoluto, cuando ya tengo que competir como veterana, no me lo esperaba y estoy muy contenta y satisfecha.

¿Sigues compitiendo o tus prioridades han cambiado?

Llevo muchos años compitiendo y me gusta mucho la competición, pero soy
demasiado competitiva, no sé ir a una carrera sin darlo todo. Para estar allí tienes
que entrenar mucho, mínimo dos horas diarias, prácticamente todos los días para
obtener buenos resultados. Estoy un poco cansada de esto, pero estoy ahí que sí,
que no. Seguro que iré corriendo alguna que otra carrera pero tengo que calmarme
y decirme: voy a correr la carrera para disfrutarla y no para competir. Cambiar el
chip. No sé si lo conseguiré (risas).

TEST

Película: Palmeras en la nieve

Libro: El Principito

Ídolo: Catherine Destivelle

Sueño: La paz en el mundo

Comida: Arroz brut

Lugar: Mallorca

Viaje: De Lhassa a Katmandú en bicicleta